Ley Antifraude
¿En qué nos afecta?

La conocida como Ley antifraude, publicada en el Boletín Oficial del Estado como la Ley 11/2021, de 9 de julio, trae una nueva obligación para empresas y autónomos.

Su objetivo es el de no permitir la producción y tenencia de programas y sistemas informáticos que permitan la manipulación de los datos contables y de gestión, y va acompañada con sus correspondientes sanciones, que pueden llegar hasta los 150.000 euros para las empresas comercializadoras de este tipo de software y a los 50.000 euros por año para quienes los usen.

A la fecha de su puesta en marcha, el pasado 11/10/21, y a fecha de hoy, 19/10/21, las obligaciones para su cumplimiento no están bien definidas. Así, queda patente la obligatoriedad de una certificación, por la que los desarrolladores certificaríamos que nuestros clientes van a cumplir la ley, pero en absoluto la forma de certificar el software por parte de la empresa desarrolladora. La sanción, en cambio, está clara:

La intención de GSol es dar el mejor servicio a las empresas, y por supuesto cumplir con las leyes, así que, a día de hoy lo que tenemos claro es que nuestros programas han de cumplir lo siguiente:

Integridad

en facturas y asientos contables

Al registrar la información, esta debe mantenerse auténtica e íntegra.

Conservación

una obligación anterior

La no conservación de la información es ya considerada como infracción tributaria grave, con una sanción proporcional al volumen.

Accesibilidad

control de accesos

La información debe ser siempre accesible por todos los usuarios y usuarias a las que se ha otorgado acceso, a través de nombres y contraseñas encriptadas, y con roles específicos.

Legibilidad

información comprensible

Tiene que cumplir con los formatos estándar para su legibilidad, y no debe estar codificada, para permitir su veritificación.

Trazabilidad

para poder seguir los procesos

Se debe registrar quién crea o modifica cada documento, así como toda su gestión documental relacionada, llevando una trazabilidad completa de todos los procesos de venta y de compra.

Inalterabilidad

sin interpolaciones, omisiones o alteraciones

La información debe mantenerse siempre igual, y esta inalterabilidad no debe romperse jamás.

¿Cumple tu aplicación actual?

Como resumen de los anteriores puntos, la propia aplicación debe:

  • garantizar las copias automáticas,

  • mantener un registro exhaustivo e inalterable,

  • permitir un acceso desde cualquier sitio y con garantías,

  • mostrar la información tal como es, permitiendo una exportación sencilla,

  • garantizar que no ha sido modificada, mediante blockchain o firma de algún tipo de certificado.

¿Y cómo cumple GSol?

Con el compromiso y con la confianza plena que tenemos depositada en Odoo, estamos seguros de que podemos garantizar -pues esta ley trata de eso, de garantías del desarrollador- los puntos a los que obliga esta ley, y tenemos la capacidad de adaptarnos a cualquier exigencia. De esta forma conseguimos que nuestros clientes estén más cubiertos y tranquilos.

Por otro lado, y para cumplir con cada uno de los requisitos, en GSol hemos decidido dejar de dar soporte a nuestros antiguos programas de gestión y verticales, que incluían facturación y/o contabilidad. Aunque siempre hemos tenido una mentalidad antifraude y ninguno de nuestros programas permite llevar una caja B o contabilidad paralela, a fecha de hoy, no podemos certificar que nuestros clientes incumplan alguno de los anteriores preceptos.

Recalcar que, como ya saben nuestros actuales clientes, tienen un descuento de un 20% para migrar de su actual programa al nuevo Odoo 15, para cumplir con todos los requisitos de esta ley rápidamente y estar preparado para los cambios futuros.

Ojalá hayamos dado algo de luz sobre vuestras dudas, pues aún suscita muchas, y esperamos vuestros comentarios.

Identificarse to leave a comment
Odoo Castellón
GSol, haciéndose un hueco como aliado técnico